jueves, 10 de agosto de 2017

THE DISCOVERY


NOMBRE ORIGINAL: The Discovery
PAÍS: EE. UU. /REINO UNIDO
AÑO: 2017
DIRECTOR: Charlie McDowell

Inicio esta sección de crítica con una de las piezas más atractivas de Netflix a comienzos de año. Una película con todos los aires de suceso colosal pero confidencial. No se trata de un héroe abocado a su deber moral de salvar el mundo, sino de un científico (Robert Redford) que llegó demasiado lejos para las circunstancias.


Pero la historia principal no es de él. Es de su hijo mayor Will (Jason Segel), quien se reúne con su progenitor meses después de que este ha hecho el quizá mayor descubrimiento de la historia: existe vida después de la muerte. Ello ha conllevado a una crisis mundial sin precedentes: millones de personas suicidándose. Will, distanciado desde hace tiempo, desea persuadirlo de que detenga su investigación por las terribles consecuencias.

El inicio con la entrevista es espectacular y te dice claramente cómo se va a encaminar la película: luces bajas, espacios cerrados, paleta de colores fríos... Un hermetismo que intriga y a la vez impresiona. Vemos al gestor y responsable del asunto, el científico Thomas Harbor, en una actitud impasible, impermeable, incluso insensible. Su trabajo es su trabajo y que la gente vea en sus resultados una respuesta o salida no es asunto suyo. Él sabe que no ha descubierto a Dios ni al paraíso, ni siquiera sabe que esa vida sea mejor o peor que la vigente. Su fría distancia del caos surgido se afianza cuando nos ubicamos en su casa/centro de trabajo, donde tiene un culto conformado por personas con experiencias suicidas en mamelucos de colores. Will se da cuenta que está lejos de convencerlo de parar.

Como dije, la historia se centra en él, y con él entra Isla (Rooney Mara), a quien conoce en su viaje de vuelta a casa y descubre luego intentando sumarse a las dramáticas estadísticas de su dilema. Ya salvada, se une a los seguidores de Harbor y Will, para no quedarse de manos atadas, se suma a la investigación -quizá con la intención de convencer a su padre más adelante o demostrarle que hay un límite-. A partir de ahí, de tener a todos los personajes en los que hay que fijarse enfocados en la cuestión, bajo el mismo techo, la película se bambolea. Por un lado, los experimentos de Harbor continúan aparentemente bien; por otro, Isla y Will, a pesar de una pobrísima expresividad, van enamorándose. Es una relación plana y predecible: ella le dice que no espere que se acuesten juntos -porque le salvó la vida- y sí, adivinaste: más adelante se acuestan juntos. Ella le va contando de a pocos su vida y sus expectativas; él la besa nostálgicamente, como una compensación comprensiva por el reciente suceso sensible que acaba de pasar. Parecen, más que dos personas que descubren que son afines y se empiezan a gustar, dos personas que no tienen nada que perder juntando sus melancolías. Si esperas una reflexiva historia de amor en un escenario medio sci-fi, sigue participando.

El tan esperado hallazgo es parcialmente conseguido: descubren detalles de cómo es ese más allá, una especie de sueño ideal en el que se reviven los momentos más importantes o anhelados. No es concluyente, ni para la investigación misma ni para la trama. La crisis se cruza con la historia de la parejita: después que Harbor se ha "matado" para usarse como sujeto experimental, es Will quien, por cierta circunstancia, pasa por lo mismo. El final: una pseudocopia de Eternal sunshine... que satisface la comprensión de esa otra vida después de la muerte reducida al enamoramiento de Will. Una serie de reflexiones sobre la existencia que, entre más avanzan las escenas, más vagas y menos relevantes se vuelven, condujeron a una conclusión pegajosa con tintes edificantes: el amor es trascendente, es lo más importante, no debe desaprovecharse, bla bla bla. Una suerte de universo paralelo en la que el ensayo y error valen la pena para alcanzar la meta definitiva. Una nueva oportunidad, LA oportunidad.


The Discovery es una cuesta abajo, una diagonal muy definida. Lo que empezó siendo un suspenso interesante que prometía dar chispazos sobre las implicancias morales y filosóficas de vivir resultó ser un poste de ciencia ficción al que se enredó una apática historia de amor de un hijo herido por un oscuro secreto del pasado familiar -que, de hecho, es la motivación real de que desee que el descubrimiento no continúe-. ¿En serio se enamoró de la deprimida y ajena Isla en esos poquísimos días, a tal punto que ella es su causa final?

Si algo rescatable tiene la película son las actuaciones y la fotografía. Jesse Plemons como el hermano menor contrasta muy bien con Segel (mientras Will se fue dolido y con recelo por el padre, Toby se quedó a ayudarlo sin pena ni conformismo, como si ese hecho negativo acontecido en su familia hubiera sido algo adyacente) y brinda varios momentos breves de respiro a la trama: hay que mencionar esa escenilla poscréditos. Riley Keough tiene mucho futuro en la actuación, si bien aquí no se desenvuelve en un papel impresionante, y Redfort... es Redfort. Los secundarios son más que rescatables,están muy bien; el problema, la molestia que no termina de convencer es la pareja. Para empezar, no tienen química, fueron solo dos actores haciendo su trabajo. Además, como señalé, su historia igual no convence. Luego, individualmente, no ha sido lo mejor que han hecho, de lejos: Segel se ve algo incómodo haciendo drama por largo rato y ni siquiera parece haberse esforzado, lo que me llevó a desear que le hubieran dado el papel a otro. Mara hizo un copiaypega de sus caras de La chica del Dragón Tatuado, sin los extremos ni el maquillaje. De todas maneras es una buena actriz: le salió bien ser la chica suicida, pero ahí está el detalle, el haber desaprovechado a alguien tan talentosa. The Discovery ha sido el cachuelo vacacional de ambos. Por otro lado, Grovlen ha sabido darle la atmósfera visual adecuada, por eso, al menos para los ojos, la película funciona y satisface.

LA MEJOR ESCENA: Sin duda alguna, la primera, con la que se abre la película: la entrevista a Harbor y la abrupta interrupción.

♥♠

domingo, 18 de junio de 2017

viernes, 13 de enero de 2017

Entrevista a Mateo Chiquilladas, el gato

Al costado del Mercado Central hay una simpática tienda de zapatos para niños y niñas. Pero hay algo particular que posee y que otras zapaterías no: la sobrada presencia de un felino, ícono del local.


Hace tiempo deseaba realizarle una entrevista al susodicho y, al fin, lo conseguí. Una exclusiva de Mateo, el gato de Chiquilladas, para este blog. Tuve las preguntas guardadas en un baúl con sumo cuidado, y hubo muchos borradores. No podía dejar pasar tal oportunidad con un cuestionario insulso.

-Buenas noches, Mateo, ¿cómo estas?
-
-Me imagino que esta tienda es ya tu hogar, si acaso alguna vez fue el segundo, porque pasas mucho tiempo aquí...
-
-... Al ser Chiquilladas una tienda para niños, ¿tu elección como la imagen fue con el objetivo de atraer a los menores?
-
-¿Y dime, cuántos años llevas en la industria del calzado?
-
La dueña me dijo que Mateo tiene 16 años de edad. Vaya.


-Debo entonces dirigirme a Ud. como Sr. Mateo, jajaja...
-
Vale, esto se está poniendo incómodo.


-¿Qué estación te gusta más: verano o invierno?
-
-¿Y cuál es tu sitio favorito en la tienda?
-
-He visto que pasas mucho tiempo sobre esa repisa en particular, pero la luna no debe parecerte muy fría, ¿no?
-
-...
-
-... Y... ¿Conoces otros lugares de Trujillo, Mateo?
-
-¿Alguna vez te has encariñado con un par de zapatos y te costó que se vendieran?
-
-¿Son muy ruidosos tus vecinos del Mercado Central?
-
Muy incómodo.


-A lo largo de estos años has visto cómo ha cambiado Gamarra, la ciudad, desde tu sitio, ¿cuál es el mejor cambio que has presenciado?
-
-... Y dime, ¿qué consejos les das a los jóvenes gatos modelos de zapatería que están comenzando en la industria?
-
-Apuesto que no deseas que cometan tus errores, ¿no?...
-
-... Y, bueno, bien, eh... ha sido un gusto conocerte, y pues, yo tengo 24 años, no me quedan los zapatos de esta tienda...
-
-Para terminar, ¿alguna anécdota graciosa?
-
-
-
-... Bien, un saludo para tus lectores, Mateo.
-
-... Gracias por todo.

He fracasado como entrevistadora...


miércoles, 4 de enero de 2017

¡PRIMER PREMIO!

Mis panas de Cerdo de Oro ocuparon el 1er lugar en un concurso de recreación de videos el pasado 29 de diciembre. En la foto, con algunos de los premios.


Pronto, más sorpresas.

lunes, 21 de noviembre de 2016